Cirugía de Mamas

CIRUGÍA PLÁSTICA Y ESTÉTICA

Respuestas a preguntas más frecuentes

¿Qué cicatrices tendré después de la operación?

Dependerá del volumen y de lo más o menos caídos que estén los senos.

En los casos leves, se puede elevar el pecho con una cicatriz alrededor de la areola solamente. Y acompañarla con un aumento mediante una prótesis para dar forma más redonda al seno.

En los casos de senos muy caídos con suficiente tejido, las cicatrices van alrededor de la areola, se continúa con una cicatriz vertical que llega al surco del sujetador y se une con otra horizontal que va camuflada en dicho surco. Es decir, tiene forma de “ancla” o T invertida. La cicatriz horizontal del surco se procura hacer lo más corta posible, para que no sobrepase los límites de un bikini y evitar que sea visible.

¿Desaparecen las cicatrices?

Las cicatrices de cualquier tipo siempre dejan alguna señal. Al principio están enrojecidas y pasados 1-2 años van emblanqueciendo; con el tiempo quedan como unas ligeras líneas blancas.

¿Necesitaré prótesis?

En algunos casos serán necesarias; cuando el volumen del seno sea muy pequeño y al elevarlo y quitar la piel el tamaño sea insuficiente. Pero esto se decidirá según el caso particular de cada paciente.

¿Es muy doloroso el postoperatorio?

No es doloroso; apenas hay unas molestias durante 2-3 días después de la intervención. Pero lo más importante, para que la paciente cicatrice bien y cure pronto las heridas, es evitar mover los brazos (separar los codos del cuerpo) durante 4 semanas. Porque el movimiento excesivo provoca apertura de las heridas y ensanchamiento de las cicatrices.

¿Perderé la sensibilidad del pezón?

La sensibilidad del pezón puede tardar unos meses en recobrarse. En algunos casos, incluso mejora la sensibilidad, al aliviar la caída del pecho.

¿Afectará a la lactancia de mi futuro bebé?

En caso de embarazo, se puede dar de lactar, ya que siempre se mantiene la conexión del pezón con el tejido mamario. Aún así, se aconseja esperar un año tras la intervención antes de quedarse embarazada, para que la cicatrización de los tejidos sea completa.