Cirugía de Mamas

CIRUGÍA PLÁSTICA Y ESTÉTICA

¿En qué consiste?

La Mamoplastia de reducción (nombre con el se conoce a la técnica de reducción de mamas) es una operación cuya finalidad es disminuir el volumen de los senos y mejorar su forma y posición.

Preguntas más frecuentes

Esta intervención puede tener tanto una finalidad estética como de mejora de la salud de la paciente, ya que el exceso de volumen puede traducirse en algunos casos en problemas y dolores de espaldas, que se ven reducidos tras la operación.

Técnicas empleadas

El pecho al aumentar de tamaño suele caerse, lo que conlleva el desplazamiento hacia abajo del pezón. Por ello, la reducción del volumen debe ir acompañada de la colocación, en una posición más alta y anatómica del complejo areola-pezón.

Para ello, se realiza una incisión en forma de “ancla” o T invertida, que comienza alrededor del pezón, con una línea vertical y otra horizontal en el pliegue natural de la mama.

Esta técnica se realiza con la mayor precisión para que la cicatriz resultante sea mínima y, en todo caso, pueda esconderse incluso bajo los bikinis más pequeños. Aún así, en un periodo de 1-2 años (dependiendo de cada paciente) las cicatrices pierden el enrojecimiento inicial y se blanquean, ofreciendo una estética mucho más suavizada.

Operación y anestesia

Con el fin de ofrecer todas las garantías de seguridad durante la intervención, las operaciones realizadas por el Doctor Andrés Ramos se hacen en la Clínica Nuestra Señora de la Salud (en Cádiz).

Allí la paciente no sólo estará atendida en el quirófano por todo el equipo de profesionales del Doctor Ramos, sino que además, tras la intervención, se verá arropada por todo el personal de la clínica.

En el caso de la reducción de mamas, sólo será necesario permanecer ingresada durante 24 horas.

La intervención tiene una duración de aproximadamente 2-3 horas, según el volumen de los senos, y se realiza con anestesia general para que la paciente no sufra ninguna molestia ni dolor durante la misma.

Postoperatorio

Las molestias durante el postoperatorio de una intervención de aumento mamario son mínimas y desaparecen a los pocos días.

La paciente permanecerá ingresada en la clínica 24 horas y, tras recibir el alta, podrá irse a casa con un vendaje que le será retirado a los 3-4 días. Éste será sustituido por un sujetador anatómico.

Durante las primeras cuatro semanas deberá evitarse coger peso y separar los brazos para reducir los movimientos en la zona intervenida y que no se abran o ensanchen las heridas. Tras este periodo, la paciente podrá reanudar su vida normal.